Dos autocaravanas son asaltadas en el centro de Bilbao

La Ertzaintza detuvo a dos individuos con parte del botín, que dijeron haber hallado en la basura
La masiva presencia de autocaravanas estos días de verano en Bilbao parecen ser terreno abonado para los cacos. La Ertzaintza detuvo el pasado sábado a dos individuos, de 22 y 39 años, acusados de ser los autores del robo en dos de estos vehículos trotamundos y en una furgoneta, todos ellos estacionados en el centro de la capital vizcaina. Según informaron ayer fuentes de Interior, sobre las cinco y cuarto de la tarde la Ertzaintza tuvo conocimiento de que dos individuos se encontraban merodeando entre las furgonetas aparcadas en el paseo José Anselmo Clavé, junto al parque de Doña Casilda.

Una patrulla desplazada al lugar interceptó allí a dos varones que se correspondían con la descripción física de los supuestos implicados.

Los agentes comprobaron que las cerraduras de dos autocaravanas y una furgoneta habían sido forzadas en el lugar que estaban estacionadas. Cuando se procedió a revisar los objetos que portaban, los agentes encontraron entre las pertenencias de los sospechosos unas tijeras, dos navajas, unos prismáticos y unas gafas que, según indicaron, se habían encontrado en la basura. Los agentes les detuvieron acusado de un delito de robo con fuerza tras haber manipulado las puertas de las autocaravanas con los instrumentos cortantes que llevaban.

MÁS AUTOCARAVANAS

La presencia de este tipo de turismo este año está batiendo récords en Bilbao y la facilidad para abrir las portezuelas que dan acceso a la vivienda, sobre todo en los vehículos más antiguos, está suponiendo que los ladrones se aprovechen del nuevo mercado.

Esta semana, DEIA denunciaba cómo la nula información para indicar el itinerario hasta Kobetamendi, donde está habilitado un espacio municipal para esta forma de turismo itinerante, suponía que los caravanistas aparcaran en muchas calles del centro de la ciudad. Uno de los puntos donde más se concentran es la explanada de Botica Vieja (el viernes se acumulaban más de una docena de vehículos), ya que es una zona donde no se aplica el servicio OTA y algunos viajeros aprovechan incluso para dormir en sus vehículos. La zona del parque de Doña Casilda, donde ocurrieron los robos, los muelles de Uribitarte y algunas calles del Ensanche son también arterias donde estas semanas se observan una presencia importante de estos vehículos vacacionales.

Fuente original: Deia.

Artículos relacionados:

Deje un comentario