Hasta 800 campistas podrán montar las casetas en San Juan mientras el camping de Papagayo sigue cerrado

Los ciudadanos que este verano quieran ‘plantar’ sus casetas en la costa lanzaroteña disponen de la zona de acampada de San Juan, que tiene capacidad para un “máximo de 800 personas”. Mientras tanto, el área de acampada de Papagayo permanece cerrada al no haber acuerdo entre las instituciones para hacer frente a los gastos.
El Ayuntamiento de Teguise informó este miércoles de que la zona de acampada de San Juan dispondrá de los servicios municipales de limpieza, agua y luz a partir de este fin de semana, y permanecerá abierta a los veraneantes hasta el próximo 20 de septiembre.

Además, los campistas que escojan San Juan contarán además con servicio de vigilancia, así como atención de emergencias. Los interesados en acampar deben inscribirse con antelación en el Departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento, ubicado en el Palacio Marqués de Herrera de La Villa.

Por cada solicitud se admitirá un máximo de cuatro campistas: “este tope pretende que el servicio llegue al mayor número de personas posible”, destacó el Ayuntamiento este miércoles.

La concejal de Medio Ambiente, Begoña Lafuente, apuntó que “en función del buen resultado del año pasado, las personas interesadas en pasar parte del verano en esta costa tendrán que volver a firmar el decálogo de convivencia”.

“En caso de incumplirlo no sólo serán desalojados, sino que se podrían quedar sin la posibilidad de volver otro año e incluso tener que abonar la multa”, advirtió. Entre las normas de convivencia está la prohibición de llevar animales, utilizar aparatos de música a partir de medianoche o desatender a las indicaciones de los vigilantes, entre otras.

Papagayo, a la espera

Por otro lado, la apertura de la zona de acampada de Papagayo vuelve a estar en el aire por los problemas económicos del Ayuntamiento de Yaiza, que al igual que sucedió en Semana Santa, cuando las instalaciones permanecieron cerradas, no está dispuesto a asumir en solitario los costes que trae consigo el funcionamiento del camping.

La alcaldesa de Yaiza, Gladys Acuña, ha pedido ayuda al resto de instituciones de la Isla para que asuman una parte de los gastos. Precisamente los vecinos del municipio sureño son los que menos utilizan el área de acampada de Papagayo, por lo que Acuña entiende que los otros ayuntamientos y el Cabildo deben aportar.

“Estamos trabajando para poder abrirlo cuanto antes si bien no puedo establecer plazos porque, por un lado, no es una decisión que corresponda exclusivamente al Ayuntamiento de Yaiza y, por el otro, no quiero que la población pueda llevarse a engaño con posterioridad”, subrayó.

El Ayuntamiento estimó que la apertura del camping entre abril y septiembre generaría un déficit de 513.000 euros. Aunque no se haya abierto durante todo ese período, Yaiza calcula que, con una ocupación del 60 por ciento, el camping genera unas pérdidas de unos 85.000 euros mensuales.

La propuesta que planteó el Ayuntamiento sureño en abril consistía en que cada Consistorio paga una cantidad por los residentes de su municipio que acudan a Papagayo mientras que el Cabildo tendría que aportar la parte de los campistas procedentes del exterior.

Fuente original: Diario de Lanzarote.

Artículos relacionados:

Deje un comentario